31 diciembre 2004

MCMIXV

MCMIXV

I
Seguiré golpeando las puertas prohibidas,
Convocando espí­ritus ausentes
Hasta escuchar la voz de la Serpiente,
Navegando por los ríos de la Fe
Y obtener un camino hacia la Eternidad.
Todo se convertirá en tristeza
Por iniciarme en los Principios de Lujuria
Y todo será por mi culpa
Yo soy, ¿y tú?

II
Con una soga atada al cuello
caminaré por aquella ví­a,
Sin separarme de la luz
Ascendiendo a la oscuridad;
Despreciando todo aquello
Que pueda corroer mi objetivo,
Desencadenando el dolor y el sufrimiento
En las almas que me toquen.
Cuando llegue a la hora final y tempestuosa
Desapareceré en las tinieblas blancas,
Guiado por la Luz maligna...

SILENCIO PROFUNDO, OSCURIDAD NEGADA POR TI

19 diciembre 2004

DESCONOCIDO

DESCONOCIDO

En esta agotada mañana de diciembre,
Mi existencia toma una ví­a diferente
Mi mente desvirginada
es atrapada por el pasado,
De sangre de bañan mis alas,
La fuerza de mi alma se agota
Y llega a su fin...

En mis recuerdos aparece él ... un desconocido
Que tomaría mi dulce inocencia
Y la vendería como mercancí­a,
A todo aquel que se lo pidiera...

De perfil siniestro y ensimismado
sobreviví­a en un abismo constante
siempre en espera ... para iniciar la caza.

Desterrado has sido de tu reino
pues sólo has traído destrucción;
la infidelidad de tu doncella
te ha cubierto de suciedad y desprecio,
nada te compadece, nada provoca tu inquietud
De hielo se ha cubierto tu corazón,
Sólo despechado te encuentras y
Tus crímenes son ofrendas para tu decepción.

¿Qué significado puede tener tu odio?

Te cansantes de implorar piedad...
Agotastes tus fuerzas en la lucha contra el tiempo,
El desamor se consumió tu alegría y tu bondad,
Y la hipocresí­a se convirtió
En tu escudo contra el mundo
Contra el dolor, contra tu amada perdida.

El desengaño provoca tu dolor
Te retuerces sobre tus despojos,
Una lluvia de vidrios cae desde el cielo
Tus manos la reciben... y con ella se mojan tus ojos
Y sólo puedes decir: "la venganza es dulce,
Dulce como la miel. "

Yo... tu dominatriz eterna... te saludo desde el infierno...

14 diciembre 2004


... A Jim Morrison...

A Jim Morrison

Es el Rey Lagarto
eterno mito que no morirá,
llenan mi mente y mi alma
tus extraños versos,
fuiste, eres y serás
un poeta lujurioso,
quizá vanal para aquellos
que no pudieron entenderte.

Las puertas se abrieron
cuando tu fin llegó
¿Nos ves desde tu reino?
Contempla los sueños
que tejistes
en los embriones de tu tiempo;
no se asombre nadie:
Prevalecieron.

Y tus canciones siguen augurando
un mundo de Libertad.
Yo no te condeno
me enseñastes a discernir
a no traicionar y amar.

Estaré parada
en el umbral de tu mansión,
y te invocaré al cruzar
"La Gran Puerta"

12 diciembre 2004

Oui - ja

OUI-JA

Esa noche
El aire estaba húmedo,
Nuestros cuerpos tiritaban
Pero no de frí­o;
La oscura cueva nos invitaba
A internarnos en un sub-mundo
Desconocido para algunos,
Habitual para otros.
Hipnotizados
Depositamos nuestras mentes
Y nuestras esperanzas,
En un simple vaso
Que jugaba sobre aquella tablilla,
Interpretando nuestros pensamientos.

Las horas parecí­an eternas,
Hasta que todos los presentes
Condenaron de común acuerdo
A nuestro medium,
A ser el glosador de Bonaro de Luxau
Y así­ poder escuchar
La esencia del mal, a través de sus labios.
Con voz infernal decía:
"La muerte es incierta"
"El nirvana está en el alma"
"Estoy parado en el umbral
de cuatro mundos"
"El tiempo no importa"

Cuando ella lo enfrentó
Para poder salvar a su amado
Intentó atemorizarlos
Y apartarlos de la cueva;
La oscuridad era intensa...
Las velas se habí­an apagado,
De pronto ... y aunque ninguno
De los neófitos era muy religioso...
Tras la desesperación... y el miedo
En la entrada de la cueva...
Se tomaron de las manos
Y rezaron un Padre Nuestro...

Ella corrió hacia él,
Cuando lo tocó, estaba helado
Y su cuerpo sudaba;
Bonaro se negaba a liberarlo
Y sus gritos se confudían con los rezos.
Ella lo enfrentó con la fuerza de su amor
Lo desafió hasta que se retiró,
hasta que abandonó el cuerpo de su amado...

Al evocar estos recuerdos
Sólo será para castigarnos.

EL TIEMPO NO EXISTE

06 diciembre 2004

Olimpia

OLIMPIA


Tus ojos extasiados
por el ondular del tiempo,
hacen que mis entrañas agonicen
y mis palabras tiemblen.

La eterna lucha con el tiempo
Hace que la vida parezca de juguete,
Los sonidos de tu alma
Se dibujan en mi cuerpo
Y me hacen sentir diosa;
Lo sé...
Soy una diosa desterrada
Del Olimpo,
Pagando mis pecados he caído
A la tierra de los mortales,
Y conociendo mi linaje
Sigo sometida a estas cadenas,
En busca del cordón de plata
Que me une a mi espí­ritu.

Cuando lo encuentre seré eterna,
Jamás la muerte podrá alcanzarme

02 diciembre 2004

Ensueño

ENSUEÑO

Tus manos abarcan mi cuerpo
Haciéndome sentir tus dulces caricias,
Me haces perder el sentido
Del espacio,
Y de todo lo que me rodea.

Siento tu aliento sobre mi,
Sumergiéndose en mi piel,
Me convierto en una marioneta,
Tú tiras de sus cuerdas,
Tú manipulas sus miembros
Sólo tú tienes poder sobre mi.

Mi respiración está agitada
Y es que mi mente está contigo,
Mis ensueños son comparables
A la araña que entreteje su hogar.

Mi alma se siente completa
Cuando me envuelves en tu cuerpo,
La esencia de mi ser
Vuelve a la inocencia,
Al mismo tiempo se siente
Un animal salvaje;
Son sentimientos encontrados
Que sólo un Angel como tú
Logra provocar en mi.

Tu perfume ronda en el aire
De mi alcoba,
Y las paredes murmuran tus palabras.

01 diciembre 2004

SUICIDIO

SUICIDIO

Sólo quedan 27 horas
Para despertar en el mundo irreal
De tu incomparable sabidurí­a.

Las calles se ven vací­as,
tu aliento se mezcla con el viento
Y tus piernas ya no las sientes,
Las paredes de tu habitación
Te cobran las lágrimas derramadas,
Y tu alma vuela con estas palabras.

Sólo quedan 26 horas
Para que el frí­o de tus manos,
Se transforme
En fuego purificador,
Y cubra completamente
Las entrañas de tu ser.

Ya no queda nada
Las horas se acabaron,
El tiempo lo detienes
Con las manos bañadas de sangre,
Y el reloj... ja ... el reloj, el reloj, el reloj


Las madejas del tiempo se tejen con tus palillos

28 noviembre 2004

LITURGIA

Liturgia

Las puertas de la iglesia se abrieron
en una noche de tormenta,
Las velas que algún devoto humano
Ofreció a San Judas...
se apagaron con la ráfaga de viento
que arrasó con las frías estatuas.

¡Sacrí­lego viento que has entrado
para sacudir la hipocresí­a,
de quienes dicen ser cristianos!

¡Aire purificador!
Aleja la inercia de sus corazones
Y de sus mentes.

¡Tú! Cáliz de vino purifica sus espí­ritus
¡Ostia sagrada!
Haz sangrar sus mentes con la verdad.
¡Morado Obispo!
Tiñete de blanco y limpia tus pecados
Antes de limpiar los mí­os.
No reces a los santos,
No adores tu propia imagen.
Cuida tu lugar preciado,
Y no olvidaré¡s humanidad
Que la creación parte en tu alma.

Altar divino, mesón de sacrificios.

26 noviembre 2004

Somos dioses...

Somos Dioses

Los dioses nos miran desde el infinito,
observan como nuestros cuerpos,
se desnudan
entre los árboles del bosque.

La noche nos cubre con su manto,
ellos se deleitan con nuestra humanidad;
juegan con nosotros,
nos muestran sus delicias
y luego nos las quitan.

Nosotros...
pequeños frente a ellos,
eternos en la inmensidad,
caemos rendidos en sus tentaciones;
y en ensoñaciones nos imaginamos
dioses omniscientes, omnipotentes,
creadores de mundos...
insaciables cuerpos...
demenciales mentes...

Tu suave piel nacarada,
toca sutilmente la mí­a
y ellos... tocan mi alma y la tuya...

24 noviembre 2004

Noche...él me acompaña...

Noche ... Él me acompaña

Apostasí­a, rebeldí­a, caos
¿Quieres ser emperador?
Entonces ayúdame a matarlos
empuña conmigo la espada de la furia,
hagamos sangrar sus mentes con la verdad,
cabalga junto a mi por el sendero oscuro,
asciende desde los infiernos
y monta mi caballo negro.

Luna poderosa, vela luminosa,
En esta noche oscura y penetrante
Invoco a mis ancestros:
Druidas del bosque,
alquimistas del hierro,
magos de hechizos milenarios...
Dadme en este licor, vuestros ojos,
vuestras manos... vuestra ley...

Dadme la fuerza y el poder,
para enfrentar las máscaras de la humanidad...

21 noviembre 2004

MATRIZ

MATRIZ

Efí­mera fantasí­a ... morir,
Tienes palabras que decir?
Sólo debes pedir perdón,
Sólo debes acercarte... libera tu alma.

Tu cuerpo es un esqueleto con piel
Como siento lástima por ti,
Nunca pensé verte así­... pudriéndote en vida,
Y aunque eres una calavera andante
Tu lengua de serpiente
Vierte sutil su veneno como siempre,
Tus ojos profundos, tu expresión...
¿Cómo pude nacer de tus entrañas?
¿¡Cómo?!

Ja, que ironí­a, llegue a odiarme por ti
Fuiste soberbia, rencorosa, una arpía
Ahora el cáncer se consume tu energí­a
Tú lo sientes y no haces nada,
Tu conciencia no te deja en paz
Tu espí­ritu no tiene descanso...

Ciertamente serás purificada con fuego
El fuego del dolor,
Aquel que es profundo y despiadado...
¡Tu alma será purificada con fuego!

Y ni siquiera ahora puedo odiarte...
Sólo compasión he de sentir por ti
Los dioses han cobrado su venganza...
Mas ni con tu muerte podrás olvidar que de tu vientre
Nació esta alma... aquella que alguna vez despreciaste...
Aquella que ahora, si, ahora miras con recelo...
Tu condición no es impedimento de maldad,
Que tristeza saber que sigues ciega,
Que aunque tienes ojos, no ves nada.

Madre,

Posaré una rosa negra en tu ataúd
Y un beso en tu corazón.

17 noviembre 2004

26 de Marzo de 1675...algún lugar de Toulosse

26 de marzo de 1675... algún lugar de Toulosse
Estoy sentada frente al espejo del toilette de nuestra alcoba, él me cepilla el cabello con suavidad, introduce sus dedos rozando ligeramente mi cuello. Nuestras miradas se cruzan fortuitamente en el reflejo del espejo. Su mirada es fuego y me está quemando el corazón.
Oh! Tiavaras si tan sólo supieras como me estremeces cuando tus manos aprietan mis muslos, o cuando tu boca encuentra mis pechos, siento que mi pecho estallará de pasión en cualquier minuto, no sólo porque te amo y te deseo con locura, sino porque la ventana está abierta y la suave brisa del otoño levanta mis vestidos, sacude tus hermosos cadejos de rizos y permite que tus bellos ojos pardos se encuentren con los mí­os, en medio de la furia de la tormenta de nuestros cuerpos... la luz de los candelabros se extingue con el viento y la adorable luna nos acaricia con su suave resplandor.
Tiavaras... estás cansado, yo sedienta de más amor, ¡¿será que aunque mi cuerpo descanse mi alma no podrá descanzar y no se saciará ni por toda la eternidad?!
¡¿Será que aunque nuestros cuerpos se separen al llegar "la invitada de piedra", nuestras almas se buscarán eternamente y no tendrán descanso hasta volver a encontrarse y no separarse jamás?! ¿Será ese el castigo del amor? ¿Castigo o bendición? ¿ Suplicio o desafío para llegar a tener nuestro reino, como siempre hemos soñado? ¿Será que nuestro reino no está en esta tierra?
Ahhhh....dejo caer mis pestañas y me sumergo en tus brazos para encontrar dulce reposo, amado mí­o...
Eternamente tuya...
Diomina

16 noviembre 2004

Sacrificio

Sacrificio

Caen los cristales del amor,
se despedazan hasta agotar mis fuerzas,
tu mirada es un relámpago
que encegese mi alma
y me introduce en campos infinitos de pasión;
todo es perfecto,
tú eres perfecto,
yo soy perfecta.
Los sacerdotes del templo
se preparan para su sacrificio,
mis muñecas sangran,
mis ojos extaciados miran el altar,
y mi alma se quema
en la hoguera de mi amado dolor.

15 noviembre 2004

30 de Octubre del 2004 ...Hora: casi las 12 creo

Clamor Trémulo
Tus palabras se desvanecen,
no existen...
Suspendida en el aire me encuentro,
luces tenues tiritan en mis ojos.
Caen las murallas...
el viento trae
nuevamente tus palabras,
tu álito de vida ¿o de muerte?
Estás muerto...
deberí­as estarlo y yo también.
Deberí­amos navegar por el limbo,
el Limbo de los sueños,
soñar con no despertar
con encontrarnos en algún lugar,
un lugar frí­o y húmedo
con aroma a tierra,
o quizá serí­a mejor ...
DESAPARECER...en la nada
profunda...oscura...incierta...
nuestra NADA
nuestra muerte...nuestra vida...

Suspendida ... o cortada

Tómame

Pasión Nocturna

Muérdeme, muérdeme...
muerde mi cuello
con la dulzura de tus colmillos.

¡Tíñete de mi sangre!
Tómame ahora...una y otra vez,
hasta que ya no quede
una gota de vida en mi­.
Yo lo quiero, tú lo quieres...
hazme tuya...arráncame el alma
bebe cada partícula de mi ser.

Llévame a la muerte...ama mi muerte
yo viviré en tí­ y tú en mi...
Rasga mis vestidos
con tus garras de pasión,
Tómame...soy tuya...
así­...una y otra vez

Incansablemente